viernes, 4 de diciembre de 2009

Dejavu

 
  Te cuento,
Somos el mismo pájaro peregrino,
buscando ese horizonte que en vidas pasadas descubrimos.
Tu voz resuena en mi recuerdo como el eco silencioso
entre montañas...
y no me resisto a lanzarme en su vacio.
Tu mirada serena de noche estrellada
se clava en mi pecho....y te recuerdo.
Tu presencia trae las huellas de mis sueños eternos.
Tu aliento derrite las profundas amarguras
que roían mi cuerpo.

Ya no existe el miedo.

Te cuento,
somos el mismo pájaro atravezando el viento.

F. Navarro

6 comentarios:

Luis Sánchez García dijo...

Llegué hasta aquí como el rocío que mecido por el viento se dispersa, me voy de aquí siendo un manantial de renovadas esperanzas.

Un saludo, desde el Guadalquivir.

Luis.

Sonia Schmorantz dijo...

É um poema muito lindo de Navarro!
Ótimo final de semana
beijo

JADE dijo...

ESTO TMABIEN ES TAN BONITO!!! BESOTES!!!

Taty Cascada dijo...

Amiga, cuando llega el amor se pierde el miedo,la angustia se diluye, pensamientos duales son por su magia, convertidos en UNO, volamos por el mismo paisaje, bebemos de las mismas aguas...
Mis cariños para ti, bonitas palabras.

Chapa dijo...

Bom retrato!
Obrigado pela visita.
Saludos

Gustavo dijo...

Hermoso, simplemente hermoso.
Un beso
Gustavo

Diminuta inmensidad

Diminuta inmensidad
Nuestra luz

Vicente Huidobro es uno de los poetas que me inspiran. Aca va algo de su poesia

Vicente Huidobro es uno de los poetas que me inspiran. Aca va algo de su poesia
Silencio...se oye el pulso del mundo como nunca palido. La tierra acaba de alumbrar un arbol

Silencio I

Silencio I
Mis ojos en la gruta de la hipnosis mastican el universo que me atraviesa como un tunel. Un escalofrio de pájaro me sacude los hombros, escalofrio de alas y olas interiores. Escalas de olas y alas de sangre se romper las amarras de las venas y se salta afuera de la carne, Se sale de las puertas de la tierra entre palomas espantadas.